Blog

La respuesta final a todas las preguntas

17291

Acabo de terminar de leer el libro “Delivering Happiness” de Tony Hsieh, y me parece que es una verdadera joya que cualquier persona que trabaje o que vaya a trabajar (es decir [email protected]) debería leer.

El libro trata de la historia de Tony que desde siempre quiso ser millonario y al final vaya que lo logró, pero en el camino como normalmente pasa, se dió cuenta que la clave no estaba en el dinero sino en cosas mucho más importantes.

Cuando Hsieh salió de la universidad consiguió un trabajo bien pagado en Oracle donde prácticamente no hacía nada, así que por cómodo que esto suene terminó siendo una tortura que lo llevó a renunciar unos meses después y a empezar su propio negocio de sitios web. Estamos hablando de los 90´s, cuando esto era una auténtica novedad, pero aunque las cosas pintaban bien, tampoco era algo que lo llenara así que acabó dejándolo para iniciar con un amigo un startup llamado LinkExchange.

Aquí todo empezó a cambiar, con una idea novedosa donde los sitios web que tenían muchas visitas obtenían créditos para anunciarse en otros sitios a cambio de publicidad en el suyo el crecimiento fue inmediato. Esto fue gasolina pura para Tony quien unos meses después recibió una oferta de un millón de dólares por su empresa. Así que la posibilidad estaba ahí, registrar su primer millón por solo unos meses de trabajo.

Al final decidieron pedir 2 millones y afortunadamente para el, el comprador no aceptó (o el cree que no tuvo el dinero) así que siguieron trabajando y creciendo su proyecto, este crecimiento implicó la llegada de más gente al equipo que en su mayoría eran amigos de los fundadores.

Al año siguiente la red de sitios que se unían a la plataforma seguía creciendo a lo desgraciado así que recibieron una nueva oferta por su empresa pero esta vez de 20 millones de dólares, pero la energía de la empresa era tan grande y tan positiva que decidieron rechazar la oferta y seguir viviendo el sueño.

Pero después de esto las cosas empezarían a cambiar. El crecimiento de la empresa los llevó a contratar a más y más gente, y es aquí donde según Tony cometieron su más grande error, que fue contratar por contratar sin preocuparse en lo más mínimo por la cultura organizacional. No les importaba si las personas que llegaban pensaban igual o tenían los mismos objetivos, simplemente era una máquina de hacer dinero.

Un año después, en 1998, recibieron una nueva oferta de Microsoft por $265 millones de dólares y esta vez la decisión fue fácil, Tony ya no disfrutaba su trabajo ni el ambiente de la empresa que creó donde prácticamente ya no conocía a nadie. LinkExchange fue vendida, pero aunque el trato implicaba que Tony permaneciera un año más dirigiéndola, al final terminó saliendo antes aunque eso le significó una penalización de bastantes ceros en su parte del trato, así de infeliz se sentía al final.

Aún así Tony lo había logrado, a los 24 años ya era millonario, tenía suficiente dinero para hacer lo que quisiera así que pudo haber sido el final de la historia, pero por supuesto que eso no sería suficiente para una gran historia.

Después de haber comprado algunas propiedades y hacerse fanático del poker donde encontraría muchas similitudes con el mundo de los negocios, Tony creó un fondo de inversión que le metía dinero a startups donde eventualmente llegaría un emprendedor con una idea que estuvo a punto de ser desechada, vender zapatos por internet, una idea que hoy puede parecer de lo más común pero que en 1999 sonaba como una locura. Fue así como nació Zappos.

Lo que sucedió desde entonces fue fascinante y se tiene que leer el libro para disfrutar todos los detalles, lo que puedo contar de manera resumida es que la idea comenzó a funcionar desde un principio pero eso no implicaba que generara ganancias, así que después de no poder conseguir financiamiento de otros fondos de inversión más grandes, Tony decidió apostar todo por esta compañía aunque esta vez lo iba a hacer de manera distinta, se involucró de lleno haciéndose CEO y tuvo que ir metiendo poco a poco hasta el último centavo que tenía para salvar a la empresa las incontables veces que estuvo a punto de quebrar, aunque eso significó incluso rematar sus propiedades.

Pero lo que Hsieh hizo realmente diferente esta vez fue crear una cultura organizacional con un principio muy sencillo, generar felicidad, generar felicidad para todas las personas que tuvieran algo que ver con Zappos.

Felicidad para sus empleados a través de una cultura laboral con la que todos están comprometidos y que se rige por 10 valores fundamentales que en verdad son aplicados y no solo es un apartado más en el sitio web como lo es para la mayoría de las compañías.

Felicidad para sus clientes a través de un servicio y atención de excelencia con cosas como entregas inesperadas antes de tiempo o la posibilidad de devolver sin costo alguno cualquier producto que hayas comprado hasta 365 días después de tu compra (si el producto sigue estando como te llegó obviamente). La atención al cliente de Zappos es tan reconocida que hay gente que marca solo para platicar porque se siente sola. Y aunque este tipo de servicios podría sonar como una completa locura y la peor decisión de negocio vista desde el punto de vista financiero por los costos que puede representar, el éxito de Zappos demuestra que las relaciones sinceras y a largo plazo con tus clientes valen más que cualquier transacción instantánea.

Felicidad para sus proveedores a través de relaciones transparentes que buscan realmente el beneficio para ambas partes, Tony cuenta que en el mundo del retail hay historias de compradores que literalmente se han bajado los pantalones y le han pedido a proveedores que les besen el trasero. Y por extremo que eso suene demuestra que hay gente que tiene esa manera de hacer negocios (en cualquier industria) donde buscan sacarle hasta la última gota a sus proveedores o a quien sea. Zappos en cambio les organiza eventos y paga la cuenta cuando van a comer.

Felicidad para todos los que tienen que ver de una u otra forma con Zappos.

En mi opinión Tony Hsieh logró lo que debería ser el sueño de cualquier emprendedor y de cualquier persona que trabaja. Un espacio de economía colaborativa donde todos la pasan bien, disfrutan lo que hacen y se comprometen con el crecimiento profesional y personal de todos los involucrados… y de paso termina siendo obscenamente rentable.

Zappos fue adquirida por Amazon 10 años después de su fundación por 1.2 billones de dólares pero con una historia muy diferente a la de LinkExchange, esta vez las condiciones eran que Zappos pudiera seguir siendo dirigida exactamente igual y de manera independiente, esta vez Tony no estaba interesado para nada en dejar la compañía y siguió al frente de ella hasta este año que anunció su retiro después de 21 años como CEO y con una fortuna por ahí de $840 millones de dólares a sus 46 años de edad.

¿Cómo logró todo esto? Con una idea muy clara en la cabeza, la felicidad.

Y se que eso suena más ambiguo que nada y que al final nadie tiene la respuesta de qué es la felicidad y cómo se logra porque para cada persona es diferente, pero Tony cierra su libro hablando de la ciencia de la felicidad que es un tema que le apasiona y sobre el cuál estudia todo lo que puede, así que nos comparte cosas muy interesantes.

Al final todo se reduce a una simple pregunta, ¿por qué?, si nosotros nos hacemos esa pregunta suficientes veces siempre vamos a llegar a la misma respuesta: Para ser felices.

Quiero un trabajo grandioso, ¿por qué? para hacer dinero, ¿por qué? para comprar una casa, ¿por qué? etc… para ser feliz.

Quiero [email protected], ¿por qué? para encontrar un alma gemela, ¿por qué? para formar una familia, ¿por qué? etc… para ser feliz.

Quiero estar saludable, ¿por qué? para correr más rápido, ¿por qué? para correr un maratón, ¿por qué? etc… para ser feliz.

Te invito a hacer el ejercicio, sin importar que es lo que quieras en esta vida, si te preguntas suficientes veces ¿por qué? siempre vas a llegar a la misma respuesta… así que si el objetivo es tan claro no tenemos por qué seguirnos aferrando a lo que no nos hace felices.

La historia de Tony nos demuestra que lo que muchos creen que sería la solución a todos sus problema$$$ en verdad no lo es, y solo puede darnos algo de placer instantáneo que se evapora igual de fácil que el mismo dinero.

Se trata de encontrar pasión, propósito y balance… y por supuesto que eso es dificilísimo de lograr pero es justo lo que lo hace divertido y que valga la pena.

Si algo de lo que leíste por aquí te hizo aunque sea un poco de sentido, en verdad no dejes de leer “Delivering Happiness”, te garantizo que te hará cuestionarte si en verdad estás en el camino correcto y te dejará con ganas de salir a comerte el mundo sin importar lo que eso signifique para ti.

Gracias por leerme y de corazón te deseo que seas feliz.   

El balance del ocio y tiempo de trabajo

Previous article

Nunca te rindas sólo por el tiempo que pueda tomar cumplirlo

Next article

You may also like

17,291 Comments


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 31457504 bytes) in /home/brainboost.mx/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180